Incorporación de nuevos residentes

Incorporación de nuevos residentes

Bienvenido residente! El pasado lunes 20 y hoy, día 21  de Mayo, han sido los días elegidos para la incorporación de los nuevos residentes de enfermería en todas la unidades docentes de España. En primer lugar quiero felicitarles a todos ya que han pasado momentos muy duros hasta llegar aquí y en segundo lugar, quiero animarles para que empiecen su residencia cargados de propuestas, ganas de aprender y pasión por la especialidad que han elegido.

El camino de la especialidad es duro pero tiene una gran recompensa que es el aprendizaje en un ámbito que te gusta y te apasiona. También habrá alguien que habrá caído en su especialidad por rebote y que no era la que quería en un principio, pero a estar personas les pido que hagan un esfuerzo, abran su mente y descubran facetas de la enfermería que no conocían. Hay especialidades más desarrolladas, otras menos… pero todas tienen un objetivo común y es lograr obtener un reconocimiento en la sociedad, las enfermeras residentes buscan el reconocimiento de su esfuerzo en la sociedad y para ello compañeros la única forma que hay es luchar por lo que estas estudiando y en lo que te estas formando.

Un especial ánimo a los EIR pediatría, haber si pensabais que siendo yo uno de ellos no iba a dedicarles una parte especial en este post…Como decía les tengo un especial cariño a las nuevas enfermeras/os pediátricas por su valentía, no os arrepentiréis porque trabajar con niños es una experiencia espectacular, ya conoceréis su fuerza y alegría incluso en las situaciones más difíciles. No tengáis miedo ha hacerles daño ni a veles tristes y hospitalizados porque ellos son fuertes y lo que más necesitan es a una enfermera segura que le ayude, les apoye y les hagan sentir niños especiales y queridos.

Sin más me despido de vosotros con mi ya típica cita que os hará reflexionar sobre estos primeros días de residencia:”En vísperas de un nuevo año sería muy grato decirles que todo será fácil; desgraciadamente no es así.”(Salvador Allende)