El baño del bebé

El baño del bebé

Los bebés recién nacidos intentan regularse y adaptarse al medio, por eso, nosotros recomendamos establecer unas costumbres saludables desde el principio para facilitar al bebé la adaptación a su familia y  el entorno. La higiene y el baño es una de las costumbres saludables que no solo aporta un ambiente seguro y libre de infecciones sino que también tiene que tomarse como un momento de vínculo y de conocer a tu bebé. Esto último es un aspecto muy importante que suele olvidarse del baño y que los profesionales sanitarios deberíamos recordar a los padres para disminuir sus ansiedades alrededor del baño.

¿Cuando iniciarlo?

El inicio del baño del bebé es un tema de controversia. Lo más importante respecto a este tema es tener claro algunos conceptos para así deducir cuando limpiar al bebé y cuándo no es necesario:

  • Los primeros días el bebé tendrá una capa protectora de grasita y componentes antimicrobianos sobre su piel que se llama vérnix, no hay que quitárselo y por eso no se recomienda limpiarlo en exceso los primeros días, solo lo necesario para el cambio de pañal.
  • Tu bebé no está sucio porque se encuentra envuelto todo el día en una mantita y en su cuna, por lo tanto el objetivo del baño no es la limpieza sino fortalecer el vínculo y explorar su cuerpo.
  • La únicas zonas un poco más sucias serán la zona del pañal y los pliegues (cuello, axilas, detrás de las orejas), es aquí donde hay que incidir en la limpieza.
  • El cordón para que se caiga tiene que secarse, por lo tanto esta zona tiene que mantenerse seca y limpia. Debido a esto, no se recomienda el baño de inmersión antes de la caída del cordón, para evitar el reblandecimiento del cordón.

Frecuencia del baño

Antes de la caída del cordón

En los primeros 10 a 15 días aproximadamente y mientras el bebé tenga su cordón la higiene será mínima, es decir, se incidirán sobre todo en la zona del pañal y pliegues. Una vez al día le realizaremos una higiene un poco más profunda sobre la zona axilar, orejas, pliegues…explorando al bebé y disfrutando de él. Por otro lado, le cambiaremos el pañal todas las veces que sea necesario y en el caso de observar enrojecimiento de la zona del pañal le aplicaremos una crema protectora y intentaremos mantener muy seca esta zona. Además, no olvidemos tener bien seca y limpia la zona del ombligo para prevenir infecciones y realizar su cura como explicamos en el post: “Cuidados del cordón umbilical”.

Después de la caída del cordón

A muchos padres les hace ilusión bañar a su bebé sumergiéndolo en la bañera, esto se recomienda hacerlo después de la caída del cordón y siempre manteniendo unas medidas de seguridad muy básicas que se limitan principalmente a no sumergir su cabecita completamente en el agua, poner siempre una cantidad de agua mínima que no cubra al bebé en la bañera y no dejarlo nunca solo en la bañera.

La frecuencia de este tipo de baño puede ser de días alternos, pero sin algún día no se puede realizar no pasa nada. A medida que crezca tú bebé empezará a moverse y arrastrarse por más sitios, cojerá objetos,  se ensuciará más y entonces esta rutina diaria de baño será más recomendable.

La hora del baño tiene que intentar hacerse siempre a la misma hora. Muchos autores recomiendan hacerla por la tarde y antes de la ultima toma del bebé, pero lo fundamental es establecer una rutina e intentar no variarla para que el niño lo establezca como una costumbre saludable.

Preaparación del baño

  • Es recomendable tener un termómetro en el baño.
  • El ambiente de la zona de baño tiene que ser cálido, sobre los 23-25ºC.
  • El agua tiene que estar sobre 36-37’5ºC. Esta temperatura es más o menos la temperatura que tendrá tu bebé también.
  • Preparar todo lo necesario antes: toallas , pañales, productos, ropa, agua, etc.
  • Durante el baño
  • Disfrutar del baño y utilizar este momento para explorar a tu niño y observar su comportamiento.
  • Darle muchas caricias y mimos, hablarle, puedes poner música relajante o hacerle masajes después del baño con aceites naturales. Veásea la sección de: “Productos para la higiene del bebé”.
  • Cuando lo bañes empieza desde las zonas limpias a las sucias, se empieza por la cara, luego extremidades superiores,  torso y espalda, extemidades inferiores y genitales.
  • La higiene de genitales se hace siempre de adelante a atrás, porque la zona más sucia es la del culito.

 CONCLUSIONES GENERALES

En los primeros meses el baño se considera un momento para fortalecer el vínculo con tu hijo. No es recomendable sumergir al bebé en agua antes de la caída del cordón pero sí realizarle una correcta higiene diaria de la zona del pañal y pliegues. Una vez caído el cordón se puede alternar el baño por inmersión del bebé y a menudo que el niño crezca y se ensucie más establecer una rutina diaria de baño,  se debe intentar hacer siempre a las misma hora y de forma similiar.

La temperatura del sitio donde se raliza el baño tiene que ser cálida y tener un ambiente relajado, además el agua tendrá una temperatura similar i medio grado por encima de la temperatura de tu bebé (aprox. 36-37ºC). Debes tener preparado todo el material antes de inciar el baño y tener especial cuidado para que el bebé no sumerja la cabeza en el agua.